Día 32 – De un lado a otro

Rodados patagónicos

Me moví con un micro de El Chaltén a El Calafate. Mis conocimientos se movieron a través de los ojos, desde el libro a la realidad.

Sigo leyendo los paisajes: el lago Viedma, color lechoso por los sedimentos del glaciar; la estepa patagónica (ahora entiendo por qué resiste nada más que una oveja cada 3 hectáreas…) y los rodados patagónicos, esas enormes piedras en medio de la nada que nadie sabe por qué están allí, pero que muchos suponen que las trajo el glaciar…

Me siento fascinada!!

Anuncios