Un lugar para cada una

Te usurpé el lugar

Te usurpé el lugar

Me siento a corregir en el balcón, tengo mi mate, mis pruebas, mis planillas. Llevo la silla y me pongo cómoda. Pero olvidé un detalle: ella quiere sentarse conmigo; ella quiere su silla. Entonces se apropia de la mía con total impunidad, y me mira como diciendo: “andá, traete otra silla y no me molestes!!”

Anuncios