Puesto de vigilancia

La guardiana

La guardiana

Yo cocino, ella me mira desde arriba de la alacena, a la que se subió desde la heladera. Después de haber tirado todos los imanes al suelo y de escuchar mis retos, se pone fuera de mi alcance y me mira cocinar, olfateando desde arriba los olores que salen de mi olla.

Anuncios