El invierno en el reflejo

Espejos

Espejos

Los jesuitas hicieron en Alta Gracia un tajamar que les servía para juntar agua. Llevaban agua mediante canales a este lago artificial que les servía para proveer a la casa y regar los cultivos.

Es la segunda vez que voy a Alta Gracia, y como aquella vez, me sorprendió la imagen del tajamar y la estancia jesuítica al fondo. En estos días invernales, es un espejo perfecto para los árboles desnudos.

Es también la primera vez que me doy cuenta cuánto encanto tienen los paisajes invernales… si bien el verde estival es más alegre y lleno de vida, el ramaje gris al descubierto de los árboles desnudos brinda nuevos colores y bellezas distintas.

Me gusta vivir en un país con las cuatro estaciones bien marcadas!! Aunque uno deba cuidarse del frío y a veces hasta padecerlo, nos brinda una variedad de paisajes que son dignas de apreciar.

Anuncios