El chikero trosko

¿Qué te han hecho, mi Joaquín?

¿Qué te han hecho, mi Joaquín?

Hoy volví al profesorado y me fui con el título en la mano, queriendo nunca más volver. Te desconozco, Joaquín. Falta autoridad, orden y limpieza. Siempre los troskos fueron un problema, y por algo me fui feliz de haberles hecho frente al menos una vez.

Desde el momento en que dejamos el viejo edificio, ya me sentí ajena. Y en este edificio nuevo, empezamos con el pie izquierdo, literalmente, y parece que seguimos. No hay derecho a vivir en la mugre. Y lo peor, es que ellos me vienen a hablar de ayudarme, de liberarme, ¿por qué no respetan mi espacio y dejan de avasallarme con carteles?

Te desconozco, Joaquín, y tristemente, es una alegría irme para no volver.

Anuncios