Melancolía

Desde el balcón

Desde el balcón

Hoy me picó el bichito melancólico que hace rato no me picaba. Entonces me senté en el balcón, con mi gata y mi mate, a leer un libro sobre el Musée d’Orsay y a mirar el atardecer. Después de varios días de calor, el viento es fresco y da gusto sentarse afuera.

Anuncios