Mitad del recorrido

La hora de la zapatilla

La hora de la zapatilla

Jueves. El día más largo de la semana. Después de la maratón de 9 horas reloj de escuela con 1° año, llego finalmente a casa. Pero la cosa no termina ahí: cargo el termo, armo la mochila, me pongo las zapatillas y me voy a la clase de alemán. Sin embargo ese sencillo acto de aliviar mis pies cansados después de la jornada laboral son la bisagra entre el día para los demás y el día para mí. Porque pese al cansancio, la clase de alemán, ese momento semanal para mí, me motiva y me renueva la energía.

Anuncios