Descanso en serio

La paz de San Ignacio

La paz de San Ignacio

Bajamos del micro, cruzamos la ruta, y con el bolso a cuestas nos internamos en las calles de tierra colorada de San Ignacio. Apenas unos pasos y ya se podía sentir la paz del lugar. Más allá, dos hombres tomaban mate bajo un árbol. El cambio de ritmo frente a la vorágine de nuestra gran ciudad es impactante.

Esto es vida.

Anuncios