Entre amigos

Asadete

Asadete

Tardamos unos meses, pero volvimos a usar la parrilla. Y recurriendo a mis dotes de acampante, prendí el fuego con más intuición y sapiencia. No hay como el ritual de picar algo junto al crepitar de las brasas, mientras la carne se asa a fuego lento y la charla fluye.

Anuncios