Un mundo de triángulos

Así va el mundo

Así va el mundo

Creo que con ingenio, disposición, pensamiento positivo, todo se supera. Tal vez soy muy ilusa y hay cosas que no son tan simples de resolver como la falta de un planisferio con un bosquejo en el pizarrón.

Debo confesar que hoy me pudo la impotencia, la angustia, la bronca. De cómo el sistema tiene agujeros terribles gracias a los cuales, en nombre de la protección de los menos favorecidos, termina desprotegiéndose a la mayoría. Porque el sistema es tan contradictorio que al pensar en las “buenas” excepciones, deja resquicios donde se cuela lo que no debería permitirse.

¿Y como le digo yo a los chicos que me piden justicia, que lamentablemente no la van a tener? Que van a seguir siendo vulnerados en sus derechos, amenazados, puestos en riesgo, y que nadie puede hacer nada para evitarlo? ¿Cómo me da la cara para pararme y decirles como funciona el mundo?

De alguna manera lo hago, pero la impotencia me puede, porque en el fondo, aunque sé como funciona la cosa, sigo siendo como ellos y no me resigno a aceptar que el mundo ande así.

Anuncios