El recuerdo de Stein

Cuando las cosas se ponen densas tejer relaja

Cuando las cosas se ponen densas tejer relaja

Cuando estaba en el profesorado, mi profesora de Historia Antigua, Edith Stein, decía que siempre había que tener un tejido disponible. Y cuando uno corregía, debía tenerlo bien cerca. Que cuando te agarraba la locura, la furia, la decepción, había que darle dos vueltas y todo se pasaba como por arte de magia. No sé si será tan así, pero debo reconocer que lo hago. Y lo más importante es que cuando lo hago, me acuerdo de ella con cariño. Como tantas, debe estar contenta desde su lugar de ver que me va bien y disfruto con la profesión para la cual ella me formó.

Anuncios