Más fuerte que yo

De cuerpo entero

De cuerpo entero

Hoy vi un par de zapatos lindo en la vidriera, pero dije “No, tengo que ahorrar para las vacaciones”. Y me fui. Pensé un rato en los zapatos, pero me convencía a mí misma de que había hecho bien.

Al rato, pasé por una librería. Y los dos atlas me llamaron, y dije “Tengo que ahorrar para las vacaciones”… pero de nada valió. La tentación pudo más. Dos libros nuevos en mi poder.

Anuncios