Dios es fiel

Tiempo de agradecer

Tiempo de agradecer

Último domingo del año, allá me fui, a la misa de San Luis Gonzaga, como tantos domingos durante esta segunda mitad del año. Desde aquella vez que en mi desesperanza escuché la campana que llamaba a misa y salí, encontrarme cada domingo allí fue hallar la paz que necesitaba para seguir adelante. No tengo más que palabras de agradecimiento a Dios, mi roca, mi baluarte, mi fortaleza y mi liberador. Aunque empecé el año sintiéndome totalmente lejana de él, sé que fue quien me dio la fuerza para salir adelante y que me bendijo con los hermosos frutos que obtuve este año.

Anuncios