Camina

Con los pies en el agua

Con los pies en el agua

Tal vez, hasta cierto punto, Brasil sola no haya sido una buena idea. 

Deje Buzios y me fui a Cabo Frío, que me lo habían recomendado. No hice mucho más que meter los pies, si no, dónde dejaba mi bolso? Caminé por el agua transparente, con los peces entre mis pies.

Pasado el mediodía fui a Arraial do Cabo. Y me pasó lo mismo. Meter los pies, sentarme en la playa a contemplar, caminar. 

Algo que me impactó fue el tamaño de ambas ciudades, que yo creía pueblos. Brasil tiene otras dimensiones, otras escalas. Sorprende con su tránsito, su movimiento y su enorme población. 

Anuncios