La plus belle ville du monde

Sous le ciel de Paris

Sous le ciel de Paris

Paris sera toujours Paris…

Llegué hace tres semanas al aeropuerto Charles De Gaulle. Me metí en el metro y salí en la Gare de Saint-Lazare. Tenía la ilusión de ir a ver la Tour Eiffel aunque sea unos instantes, pero no sucedió.

Esa noche salí para Normandía; de allí a Londres, luego Bélgica y Holanda desde Amsterdam. Y un día, volví a París.

Caminé hasta Notre Dame, y de allí me fui a hurgar entre los marchands de livres del borde del Sena. Hablé francés con ellos y me cargué de los gruesos volúmenes de los clásicos. 

Crucé el Pont Neuf, cuyas caras me hicieron morisquetas. 

Cruce la cour carrée du Louvre, y salí a la piramide. 

Atravesé el Arc du Carrousel, y me sumergí en el Jardin des Tuilleries florido. 

Llegué a la place de la Concorde con su obelisco de jeroglíficos indescifrables. Saludé de lejos a la Madelaine, porque el Arc de Trioumph me atrajo hacia sí por los Champs Elisées.

Contemplé el Grand Palais y el Petit Palais en mi camino al Pont de Alexandre III. Pocas perspectivas de París son tan monumentales como la de les Invalides desde allí.

Bordié el Sena al atardecer, y con las últimas luces, alcancé a ver la Torre desde un Trocadero atocigado. 

Caminé como flotando por esta ville de rêves, tanto que no me llevaban los pies sino el hechizo mágico de la ciudad.

Y descubrí, después de haber recorrido tanto, que vengo a cerrar el tour en la ciudad más hermosa que conozco. Después de todo lo que he visto, sin lugar a dudas, Paris est la ville la plus belle du monde.

Et je l’aime bien!!

Anuncios