Fin de la mudanza

Todo en orden

Hace unos días, algo más de un mes, me levanté un día de la cama después de dos virosis que me voltearon y dije “nada ni nadie me va a volver a poner así”. Fue algo que me salió de adentro y que desencadenó la revolución de orden y limpieza en mi casa.

Una vez por semana vaciaba un mueble (o parte de él) y sacaba todo lo que estaba allí y que ya no me servía o no quería. Salieron cosas que quedaron desde la mudanza hace cinco años. Todo afuera.

Ahora ya desarmé las últimas cajas que formaban la mesa  para las planras, y puedo decir que la mudanza se terminó. Faltan comprar algunas cosas y cambiar algunos muebles, pero lo grueso está hecho.

Gracias a Dios!!

Anuncios