Espejos

Reflejos

Desde la última vez que subí al cerro Santa Lucía, Santiago cambió mucho. Se elevaron los edificios, algunos como espejos que reflejan el cerro y casi lo superan en altura.

Pero sigue siendo una ciudad pequeña, baja. Desde arriba se ven sus confines en la nebulosa de la lejanía. Y esos edificios erizan sólo una pequeña porción, sobre todo en torno a la Alameda.

Me gusta así… y sé que en algún punto esos edificios me reflejan a mí con todo mi bagaje…

Anuncios