El pronóstico

Frente de tormenta

Hace un tiempo, con mis escasos conocimientos de meteorología, miraba al cielo, interpretaba las nubes y al llegar al colegio vaticinaba que iba a pasar. Para los chicos era casi mágico, una brujería; y para mí, un ejercicio de observación con una faceta divertida.

Hoy me asomé a la ventana, vi el frente y dije: “ahi vamos, es hora de pronosticar!!”

Anuncios