Pequeñas grandes cosas

Mi pequeño Vaticano

Lo quise sacar así, con su papel celofán, sobre mi mesa y entre los bancos del aula.

Lo trajo Santiago de Italia. Trabajamos duro antes de su viaje, para que deje todo listo para cerrar sus notas al volver. Fue una hermosa sorpresa, saber que nos tuvo en cuenta, a sus profes y a sus compañeros.

Pequeños grandes gestos que conmueven.

Anuncios