Detallitos

Tesoro entre manos

Noelia es tímida, no habla y cuando me acerco me habla muy bajito. Pero siento que con Ayelén me tienen cariño. No tenemos un vínculo especial como se da a veces con otros chicos que por alguna razón me cuentan sus preocupaciones, sus problemas, sus cosas. Simplemente están en la clase, atienden, copian, trabajan. Me doy cuenta el cariño en sus miradas, su sonrisa, y en el hecho de que al final de la clase se acercan a darme un beso como hacían con su maestra en primaria.

Hoy Noelia además me regaló esta flor… la hizo en el ratito que le quedó después de terminar la evaluación. “Hay que cuidarla un rato hasta que se seque”, me dijo. Y así fue, volví a casa en el colectivo, con mis bártulos a cuesta, y cuidando de cobijar en la palma de la mano la flor de Noelia.

Es que es un tesorito para mí, la florcita y las manitos que la hicieron con afecto para mí.

Anuncios