Día 366

En mi adolescencia fui a un retiro espiritual llamado Cenáculo, una experiencia maravillosa que “no te la puedo contar, tenés que vivirla”. Lo que si puedo contar es que el retiro duraba tres días y una de las charlas fue sobre nuestro cuarto día. ¿Nos agregaron uno de yapa? No… simplemente era nuestra vida después del Cenáculo.

Lo mismo suelo decir del Encuentro Continental de Jóvenes… transitamos actualmente nuestro octavo día, que lleva ya más de 11 años de duración.

En fin, volviendo. Este es mi día 366, el resto de la vida después de andar sacando una foto por día. Y la verdad, se extrañaba.

Una vez que uno agudizó el ojo, que abrió el corazón a los milagros de cada día, es difícil no seguir adelante. Voy por la calle y digo “qué buena foto del día”, como hace tiempo, como todo el 2009. Y saco el celular y tomo la imagen (es lo bueno de tener una cámara siempre en el bolsillo).

Hoy fue un día particularmente prolífero, así que me dije “¿por qué no?”, porque no tiene sentido seguir sacando fotos por la vida si quedan en la memoria de mi Nokia.

Entonces aquí van los resultados de este larguísimo día 366… para quienes preguntaban por él!!

Una buena: más descontracturado. Sólo fotos buenas, que dicen algo de verdad. Una por día, o ninguna en varios días, o más de una, según pinte.

Aquí va la yapa 2010 entonces!! A seguir disfrutando!!

Anuncios